domingo, febrero 19, 2017

cómo se previene el consumo de drogas: lo demostrado


 | 2017/02/16 11:07 http://www.semana.com/vida-moderna/articulo/como-hacer-para-que-en-colombia-los-jovenes-dejen-de-consumir-drogas/515672 

¿Cómo hacer para que en Colombia los jóvenes dejen de consumir drogas?

Julian Quintero, Investigador de la Corporación Acción Técnica Social y experto en políticas de drogas, habló sobre medidas que podría tomar el país para mejorar este fenómeno.
 ¿Cómo hacer para que en Colombia los jóvenes dejen de consumir drogas? Foto: THINKSTOCK

Hace poco, Islandia mostró cómo fue posible reducir sus índices de consumo de droga en adolescentes y jóvenes. Apenas el 5 % de los jóvenes entre 14 y 16 asegura haber tomado alcohol durante el mes anterior. Así mismo, sólo un 3 % dice fumar tabaco a diario y un 7 % haber consumido hachís al menos una vez en los últimos 30 días.
Mientras, la media europea es de 47 %, 13 % y 7 % respectivamente. Y en América Latina, según datos de UNICEF, el 35 % de los jóvenes de entre 13 y 15 años dice haber tomado alcohol en el último mes y aproximadamente el 17% fuma a diario.
El proceso conocido como Youth in Iceland (Juventud en Islandia) fue la política que aplicaron. Este consiste, básicamente, en realizar estudios locales sobre la población y a partir de esos datos trabajar en acciones afirmativas para combatir un flagelo como el consumo de drogas. En este caso se dieron cuenta de que los jóvenes que practicaban algún deporte o que se involucraban con actividades extraescolares, eran quienes menos consumían. De modo que, decidieron fortalecer estas áreas y los resultados fueron positivos. ¿Qué hace falta para que esto pueda ser aplicado en Colombia?
Semana.com: El director de Youth in Iceland  decía que los programas de educación para prevenir el consumo en jóvenes deben ir dirigidos a los padres cuando tienen niños. ¿Está de acuerdo?
J.Q.: Todos los estudios, sin equivocación, muestran que en la mayoría de los casos, el primer contacto con el alcohol se da en el hogar, entre los 7 y los 10 años. Por tanto, las estrategias deben estar dirigidas a los adultas especialmente en esta edad.
Semana.com: ¿Cuál es la importancia de actividades extraescolares?
J.Q.: Las actividades extraescolares son importantes en la medida en que no se usen como una estrategia para alejar o esconder a los niños de los riesgos que implica enfrentarse a la realidad cotidiana. En la medida en que las actividades extraescolares ayuden al fortalecimiento de lazos familiares, relaciones con la comunidad, habilidades artísticas, deportivas, culturales o intelectuales son válidas. Pero las actividades extraescolares no pueden ser estrategia para "mantener los niños entretenido y que no anden callejeando".
Semana.com: ¿ Cuál es si opinión sobre la medida de prohibir la salida de los niños menores de edad después de las 8 y 10 de la noche si van solos?
J.Q.: Creo que es buena medida. El acompañamiento de los padres en el proceso de crianza de los hijos debe ir más allá de entregarlos a los maestros, a las actividades extracurriculares, a los smartphones o el internet. Los padres deben acompañar el proceso de crianza por más tiempo o terminamos teniendo una generación como la de los millennials, que empieza mostrar sus debilidades por ser hijos lejanos de padres y muy cercanos de la tecnología y los terceros.
Semana.com: ¿Qué se necesita en Colombia para implementar el proyecto de Islandia para disminuir el consumo de drogas?
Julian Quintero: Lo primero es que los políticos deben hacerle caso a los técnicos, a los investigadores, a quienes trabajan a partir de la evidencia, y no seguir pensando estrategias a corto plazo, desde el dogma, desde los prejuicios. Lo que hicieron en Islandia las investigaciones lo vienen diciendo hace mucho tiempo, como por ejemplo que la mayoría de los niños y adolescentes tienen su primer contacto con el alcohol en el hogar y por esa razón es el hogar donde inicia la prevención. Allá dejaron de echarle la culpa a la industria licorera, a los medios de comunicación, dejaron de buscar el culpable afuera, cuando lo tenia adentro.
Semana.com: ¿Cuáles son los principales obstáculos??
J.Q.: El primer obstáculo es político, pues cada uno llega con su estrategia de negar lo anterior y no saben construir sobre lo construido. Para la muestra: Bogotá. Acabaron con todos lo avances en temas de política de drogas que respondían a una tendencia mundial de cambio, pero aquí creyeron que era una idea de un político opositor de turno y regresaron la ciudad 20 años. La segunda es presupuestal, en Colombia se siguen gastando el 90 % del presupuesto en fumigación, helicópteros, perseguir narcos y, siendo optimistas, el 10% va a prevención. La tercera es innovación, seguimos pensando que las charlas funcionan, que el castigo es efectivo, que esconder los peligros sirve para algo, evitamos hablar de frente, desde la realidad y la evidencia. La cuarta son las acciones localizadas y diferenciadas, en Colombia gastan miles de millones de pesos en comerciales de televisión echos por una agencia de publicidad en Bogotá pensando que funcionan igual para un niño de Pensilvania Caldas, que del Banco Magdalena, o del norte de Bogotá.   
Semana.com: ¿Y entonces no hemos avanzando en nada?
J.Q.: En el mapa mundial y regional Colombia es reconocida por dar buenos discursos en el camino de las reformas para abordar el tema de drogas, pero en Colombia siguen habiendo mucha resistencia al cambio, hay experiencias interesantes a nivel local y comunitario, respuestas de organizaciones sociales, academia y algunas entidades públicas que deben ser evaluadas, valoradas, replicadas y multiplicadas. Colombia tienen muy buen marco de política pública y legislaciones que apoyan esto, pero faltan funcionarios públicos prácticos, políticos valientes, comunidades empoderadas, medios de comunicación realistas y una sociedad flexible para avanzar. Los cambios exitosos en abordar el tema de drogas en Colombia y el mundo vienen desde las experiencias locales y no desde las grandes burocracias internacionales.
Semana.com: ¿Cuál es la importancia de las encuestas y los datos para implementar un proyecto?
J.Q.: Son más importantes los diagnósticos participativos, focalizados y sectoriales que las encuestas. Hace pocas semanas hubo una discusión entre el Ministro de Salud y El Fiscal porque los datos le daban la razón a los dos estando en orillas opuestas. Eso demuestra la fragilidad de las grandes encuestas y mediciones. Esos estudios pueden acercarse un poco a la situación del consumo, pero no nos dice nada de la realidad del consumo, de las razones, las emociones, los intereses que mueven a un chico a consumir en determinado contexto y en últimas para poder realizar una buena intervención lo que uno necesita es saber el por qué y para qué lo hacen y eso no lo dicen la estadística, lo dicen las ciencias sociales y humanas.     
Semana.com: ¿Qué variables se deben tener en cuenta a la hora de hacer estas encuestas?
J.Q.: Las encuestas son números fríos impersonales, sin rostro, sin piel, sin testimonios, sin historia, sin problemas, sin emociones. Debemos pasar de los fríos datos estadísticos a los estudios cualitativos con la participación de todos los vinculados, se quedaron en preguntarle al adolescente, a la familia y al profesor por separado, pero no les preguntan en su conjunto, no los ponen a dialogar, no indagan sobre las búsquedas que hay en las sustancias o las alternativas que demandan para ocupar el tiempo libre.    
Semana.com: ¿Cuál es la importancia de que los datos estén actualizados?
J.Q.: La mediciones periódica son importantes, nos muestran tendencias, nos muestran variables, pero siempre deben ir relacionadas con otros datos, la encuestas solas muestran una parte de la realidad, no muestran el mapa completo, hay que cruzarlo con muchos más insumos.
Semana.com: ¿Qué tan grande es la inversión ?
J.Q.: Durante mucha décadas se han invertido millones en grandes campañas publicitarias para la prevención del consumo y en grandes planes de eliminación de producción de drogas, pero el consumo aumenta y el tráfico aumenta. Cualquier cantidad de dinero que se invierta hoy en día en buscar alternativas va a ser muy inferior del que hasta ahora se ha tirado por la borda. Las estrategias de intervención en temas de drogas de carácter comunitario, participativo, contextualizado y que responda a la realidad particular de cada población, van a ser siempre mucho más baratas y más efectivas que las estrategias masivas que uniforman y homogeneizan.    
Semana.com: Colombia es un país muy diverso. Casi que se podría pensar que se necesita un proyecto por departamento. ¿Considera que es así?. ¿por qué?
J.Q.: Claro que sí y ojalá cada municipio sea diferente, puede haber una estrategia nacional, en la que se desprendan estrategias departamentales y municipales. Pero cada una respondiendo a estrategias sencillas y acordes a la realidad de las adolescentes. Son muy diferentes los riesgos de un indígena adolescente del Vaupés frente a la pasta de coca, que las drogas de síntesis de un estudiante de colegio privado de Medellín o la exposición al alcohol de un joven campesino boyacense.   

COMPLEMENTO:
El problema no es si la sustancia es legal o ilegal, el problema es la relación que se establece con ella. No hay que dejar de consumir por presión social o por problema moral, es por problemas físicos, mentales, familiares y sociales, porque afecta la funcionalidad. El abandono del consumo no se da con fórmulas mágicas, sino en consecuencia a reflexiones profundas de cambio de comportamiento y la buena gestión del riesgo y el placer.
Si no se quiere dejar de consumir, pues se puede empezar por reducir los riesgos y los daños del consumo de sustancias, cambiar algunos comportamientos y hacer transiciones regresivas hacia consumos menos dañinos, es decir, “cogerla suave y bajarle un poco”. En lugar de dejar de hacer lo que le gusta, empiece a hacer más de lo que no le gusta para que compense.     
Pero si el hecho de dejar de consumir va motivado por una causa problemática de consumo, es decir, quiero dejar de consumir porque tengo problemas de hígado o de azucares, porque me emborracho y peleo, porque me va mal en el estudio, porque el guayabo no me deja ir a trabajar, he tenido tres sobredosis este año, porque robo cosas de mi casa para pagar mi consumo, porque cuando estoy drogada acoso sexualmente a mis compañeros de trabajo, esto no es tan sencillo como los propósitos de año nuevo, esto necesita ayuda profesional, cualificada y ojalá diversa y certificada.   

*Por: Julián quintero, sociólogo investigador de ATS

jueves, febrero 02, 2017

Tecnicos ? Tecnologos ? Universitarios ?

 | 2017/02/01 12:00 http://www.semana.com/educacion/articulo/educacion-superior-y-educacion-tecnica-son-iguales-segun-norma/476240

Se reabre la polémica por norma que equipara a universitarios con técnicos

¿Tiene sentido la estrategia del Gobierno de nivelar los estudios universitarios y los técnicos y profesionales por medio del Sistema Nacional de Educación Terciaria?
 Se reabre la polémica por norma que equipara a universitarios con técnicos Foto: © Roy McMahon/Corbis
Semana Educación
Existe una pregunta que todo estudiante recién graduado del colegio se ha hecho alguna vez: “¿qué hago ahora con mi vida?”. Es en ese momento cuando toca decantarse: ¿formación técnica o formación universitaria? En Colombia, la proporción de estudiantes de primera rama respecto a la segunda es de 1 a 3 en promedio, según el Ministerio de Educación (MEN). En otras palabras, la mayoría de recién egresados de secundaria en el país optan por una carrera universitaria.
Para eliminar la brecha que existe entre las dos fórmulas de educación superior, el Ministerio de Educación Nacional, junto con el Ministerio de Trabajo, el Ministerio de las TIC y el Sena lanzaron el Sistema Nacional de Educación Terciaria (Snet). Una medida que surge en un momento en el que el desempleo juvenil en el país se sitúa en el 15,3% y el mercado está saturado con el número de egresados universitario, de acuerdo a cifras de la cartera de Trabajo.
“El Snet quiere poner en igualdad de condiciones al sistema técnico y al universitario. La educación superior está desarticulada, porque hoy los tecnólogos y los técnicos están debajo de los profesionales, cuando no debería ser así”, indicó la ex jefa de la cartera educativa Gina Padory durante la presentación de la estrategia en mayo de 2016. En ese momento, la noticia generó gran revuelo, pues varios sectores de la academia entendieron que el MEN buscaba equiparar ambas formaciones.
Voceros del Ministerio salieron al paso asegurando que con esta medida se pretende superar el actual panorama de “demonización” que existe en torno a la formación técnica.  Así lo explicaron a Semana Educación: “Es una cuestión jerárquica: se mantiene la lógica de privilegiar la educación formal que imparten las universidades, y excluir de forma sistemática otras modalidades, como la técnica, concebida en el imaginario colectivo como la educación para pobres’”. El objetivo, explicaron, es “formalizar un modelo institucional que permitirá equiparar ambos sistemas en términos de reconocimiento, valoración y aspiración salarial”.
La polémica se ha vuelto a revivir por estos días tras una noticia difundida por el Observatorio de la Universidad Colombiana y de la que se hizo eco en el diario El Espectador que asegura que el gobierno va a aprobar a través de la vía del “fast track” (aprobación del presidente sin necesidad de trámite en el Congreso) el decreto para la implementación del Snet. Y lo hará camuflado en el marco de las medidas del posconflicto: educación para las regiones.
Según los dos portales, la ministra de Educación, Yaneth Giha, trabaja en un borrador de decreto de ley que presentará en las próximas semana al presidente Juan Manuel Santos para su posterior aprobación.
Las reacciones ante estas informaciones no se han hecho esperar. Por un lado, la del MEN que en un comunicado confirmó que, si bien el mencionado borrador “tendiente a garantizar una oferta educativa con calidad y pertinencia en las regiones, especialmente, en zonas afectadas por el conflicto” sí existe, no radicará ninguna iniciativa relacionada con el Sistema Nacional de Educación Terciaria hasta lograr un consenso con los sectores interesados”.
Por otro lado, varias universidades que ya han mostrado su oposición ante la iniciativa. Uno de ellos Ignacio Mantilla, rector de la Universidad Nacional, que en una carta abierta aseguró que “Aprobar vía fast track una reforma a la educación superior deslegitimaría cualquier acuerdo, limitaría las acciones que las universidades públicas vienen implementando para atender las necesidades en educación en el escenario del pos acuerdo y despertaría dudas que podrían empañar y desvirtuar el propósito de la paz”.
Universitarios vs técnicos y tecnólogos
La relevancia que caracteriza cada una las dos formaciones de educación superior predominantes se refleja también en la distribución de las instituciones educativas. En Colombia, según datos del MEN, hay 288, de las cuales 82 son universidades, mientras que sólo 35 imparten formación técnica profesional. El número de matriculados en 2014 para la educación técnica fue de 90.027. En el caso de los centros universitarios, esta ascendió a 1.320.010 estudiantes.
Las cifras indican que la relación de profesionales frente a la del total de técnicos y tecnólogos es inversa con respecto a lo que ocurre en países desarrollados: seis técnicos por cada profesional. En Colombia hay seis profesionales por cada técnico o tecnólogo. “Las economías ya no pueden absorber más universitarios porque las necesidades han evolucionado y las exigencias son otras”, explica Juliana Guáqueta, especialista en educación del Banco Mundial.
Un estudio realizado en 2016 por la plataforma internacional WISE, aseguró que las universidades a nivel mundial no capacitan de forma pertinente a los alumnos para enfrentarse a las exigencias del mercado laboral.  Sin embargo, el 57% de los encuestados también indicó que alentaría a un joven a matricularse en una institución universitaria aunque eso significase renunciar a un trabajo. Pero, la investigación no habla en ningún caso sobre los técnicos. ¿Entonces, qué pasa con ellos?
Para Alfonso Prada, director del Sena, el mejor indicador de la corresponsabilidad entre un sistema educativo y formativo acorde con los requerimientos de desarrollo económico y social de cualquier sociedad son las cifras de ocupación.
En el caso de los graduados de esta institución de formación técnica, los datos de empleabilidad una vez terminan su aprendizaje asciende al 51%, una cifra que Prada quiere elevar al 75% al final del cuatrienio, como aseguró a esta publicación.
En lo que sí coinciden los expertos es que en un mundo globalizado, el sistema educativo y formativo debe contribuir a estimular y a desarrollar capacidades, habilidades y destrezas dinámicas en sus estudiantes, con el objetivo de que puedan desenvolverse en ambientes laborales cada vez más cambiantes. De esta opinión es Amar Kumar, especialista internacional en eficacia educativa. En otras palabras, se requiere de un nuevo perfil de trabajador que tenga la capacidad de adaptar su carrera y aptitudes a los cambios económicos, independientemente de si salieron de la universidad o de una institución técnica.
El problema, en palabras de Guaquetá es que “el mercado laboral se confunde, y prefiere contratar a un universitario, así  las funciones de ese cargo no necesariamente estén relacionadas con la formación universitaria”.  De acuerdo al Banco Mundial, en el Colombia el 47 % de los empresarios dicen tener dificultades para cubrir sus vacantes por la falta de competencias de los egresados. Y solo el 11 % de los egresados tiene una formación técnica y tecnológica.

las niñas se creen peores que los niños

 | 2017/01/31 18:00 http://www.semana.com/educacion/articulo/un-estudio-demuestra-que-los-estereotipos-de-genero-se-aprenden-desde-pequenos/513975

Un experimento demuestra que las niñas se creen peores que los niños

Ellas empiezan a verse a sí mismas menos talentosas que los niños a partir de los seis años, según un estudio publicado en la revista Science.
 Un experimento demuestra que las niñas se creen peores que los niños Foto: Kristy-Anne Glubish / Corbis
BBC
Los resultados sugieren que los niños de apenas seis años ya están influenciados por los estereotipos de género como la idea de que la genialidad o la inteligencia es más común entre los hombres.
Los autores del estudio, publicado en la revista Science, que calificaron las conclusiones como "descorazonadoras", sugieren además que el problema podría agravarse con el tiempo y llegar a afectar las decisiones educativas a largo plazo.
El estudio, en el que participaron 400 niños, fue una colaboración de las universidades estadounidenses de Princeton, New York e Illinois.
Los investigadores hicieron que grupos de niños de cinco, seis y siete años participaran en varias pruebas. Inicialmente vieron que tanto los niños como las niñas creían que su propio género era "brillante". Pero un año después empezaron a surgir diferencias de género.
Un experimento con tres pruebas
En uno de los test les leían un cuento en el que el protagonista de la historia era alguien "muy, muy listo", pero no estaba claro quién era ese personaje. Después, los niños tenían que adivinar quién era el protagonista escogiendo una de cuatro imágenes, dos de hombres y dos de mujeres.
A los cinco años, los niños asociaban la inteligencia con su propio género a partes iguales: los niños escogían hombres y las niñas escogían mujeres en un 75 % de las veces.
Pero a los 6 años, mientras que los niños seguían escogiendo hombres como "muy, muy listos" en un 65 % de las veces, las niñas solo seleccionaron a su propio género en un 48 % de las ocasiones.
En otra prueba los investigadores exploraron qué género esperan los niños que obtenga mejores notas en la escuela.
El equipo halló que aunque las niñas entre los cinco y los siete años eran más proclives a relacionar a su propio género con las buenas notas, no relacionaban esos logros con la inteligencia.
En una tercera prueba se invitó a los niños a que jugaran a un nuevo juego de mesa. Para algunos se describió como un juego "para niños que son muy, muy listos". Para otros se describió como un juego "para niños que se esfuerzan mucho, mucho".
Y descubrieron que las niñas de seis y siete años tenían las mismas probabilidades que los niños de jugar al juego de quienes se esfuerzan mucho, pero estaban mucho menos interesadas en el juego para niños "muy listos".
¿Qué indican estos resultados?
El profesor Andrei Cimpian, uno de los investigadores involucrados, explicó que "el mensaje que sale de estos resultados es que los niños están expuestos a la noción cultural de que la genialidad es una cualidad más probable en los hombres que en las mujeres". 
"Es descorazonador ver cómo estos factores emergen tan temprano. Cuando lo ves, te das cuenta de la gran batalla en contra que existe", concluyó. En estudios anteriores Cimpian había analizado las carreras académicas que están asociadas a la idea de que se necesita una genialidad innata para tener éxito.
Su argumento es que cuanto mayor es la percepción de que hay que ser un genio -como para la física- menor es el número de mujeres. "A una edad temprana, los estereotipos de la sociedad pueden marcar diferencias en la trayectoria. A los cinco, seis o siete años no estás pensando en tu carrera, pero pronto empezarás a tomar decisiones sobre en qué asignaturas matricularte o qué clases extraescolares tomar. Incluso si las diferencias iniciales son pequeñas, pueden convertirse en algo mucho más grande", añade.
Los investigadores sospechan que la exposición a los medios de comunicación, los profesores, los padres y los otros niños influencian esos cambios en la percepción de género.
¿Un impacto para la industria?
Christia Spears Brown, profesora de psicología y autora del libro Crianza más allá del rosa o el azul, dijo que estos resultados encajan con investigaciones anteriores que encontraron que los padres y los profesores tienden a atribuir las buenas notas en el colegio al esfuerzo de las niñas pero a la habilidad natural en el caso de los niños.
Según Brown las niñas internalizan esos mensajes culturales desde una edad temprana en su desarrollo, asumiendo que sí, pueden trabajar duro pero no son naturalmente astutas.
Y esa creencia puede explicar por qué a pesar de tener buenas notas muchas jóvenes no optan por carreras universitarias como la física, las matemáticas o la ingeniería.
Athene Donals, profesora de física experimental en la Universidad de Cambridge le dijo al diario The Guardian que "si en el futuro queremos tener una mano de obra con equilibrio de género en ingeniería, matemáticas o física está claro que las intervenciones en escuelas secundarias no son suficientes".

sábado, enero 28, 2017

Diferencia entre copia y plagio

BY VAIVASUATA · JULIO 22, 2016 
en http://diferenciaentre.info/diferencia-entre-copia-y-plagio/ 
En la actualidad, con todo el escándalo generado a raíz del discurso de Melania; la esposa de Donald Trump, es mucho lo que se ha dicho acerca de qué es el plagio y qué es copiar lo que ha hecho alguien más. Lo que muchos ignoran a veces es que la acción de plagiar no es lo mismo que la de copiar, ni tienen las mismas implicaciones o reciben los mismos castigos.
Si tú también te estás preguntando cuál es la diferencia entre copia y plagio o simplemente quieres un poco más de información al respecto, continua leyendo, porque a continuación te explicamos algunos puntos concernientes a este tema.
Copia
Seguro que recuerdas cuando en la escuela los profesores mandaban a los estudiantes a copiar palabras u oraciones en la pizarra, los mismos profesores y administradores hacían copias de artículos de periódicos, revistas o folletos; te mandaban a copiar poemas o fragmentos de libros; entre otras cosas. Sin embargo, en aquellos tiempos entendías que cuando los profesores te decían “no copies de fulanito” la connotación de la palabra “copiar” era distinta a la de los casos anteriores. Todo eso debido a que hasta los mismos maestros con frecuencia usan las palabras copiar y plagiar de manera indistinta.

Copiar es el acto de hacer o decir lo mismo que alguien más ha dicho o hecho, aunque en algunos casos puede copiarse el estilo de otro y aún así decir o hacer cosas distintas. Ahora bien, quien copia no lo hace con mala intención o con el propósito de sacar provecho personal a partir del trabajo de otro. Se suele copiar con propósitos recreativos y pedagógicos sin que necesariamente esto sea mal visto, ni mucho menos castigado.
Quien copia puede o no darle reconocimiento al autor original, sin embargo, siempre reconoce que el trabajo no es suyo; es decir, no se lo atribuye a sí mismo.
Plagio
Por otra parte, un plagio es una copia exacta de lo que hizo o dijo alguien más; pero en este caso quien se ha encargado de plagiar el trabajo del otro se lo atribuye a sí mismo y no reconoce para nada al autor original.
Quien incurre en el plagio del trabajo ajeno comete un fraude y un robo, por lo tanto, dependiendo de algunos factores es posible que el plagiador incluso reciba una multa, un castigo moral y hasta algunos años en la cárcel.

Hoy en día existen muchas leyes de copyright que se encargan de regular y proteger los derechos intelectuales de las personas. Todo esto con el objetivo de evitar que algunos individuos se atribuyan trabajos de otros como suyos y así incurran en el plagio.

domingo, diciembre 25, 2016

#Elecciones y #PostVerdad (léase MENTIRA) #TecnoPolitica

¿Puede una noticia falsa viralizada en internet cambiar el rumbo de un país?

El triunfo de Donald Trump puso en la picota a las redes sociales. Facebook está en la mira por su capacidad de difundir peligrosamente noticias que no son verdad.
en http://www.semana.com/mundo/articulo/facebook-y-el-poder-de-la-tecnopolitica/510353 
 'The New York Times' atribuyó la victoria de Donald Trump a las noticias falsas que circularon durante las elecciones. El CEO deFacebook, Mark Zuckerberg, dijo que tomaría medidas contra las noticias falsas. Foto: ap/david goldman ap/esteban felix
Angela Merkel no quiere correr la suerte de Hillary Clinton, quien perdió la Casa Blanca, según cree, por culpa de Facebook. El año próximo habrá elecciones y el partido de la canciller, la UCD (Unión Cristiano Demócrata), exigió a Facebook garantizar controles sobre las noticias falsas y los mensajes de odio. Apuntaba en concreto al auge en la red social del partido de derecha Alternativa para Alemania, que difunde mensajes xenófobos y promueve la intolerancia desde las plataformas digitales. Tres días después, la Comisión Europea cuestionó en un duro reporte la ineficacia de las compañías tecnológicas norteamericanas en su meta de eliminar en 24 horas cualquier contenido de este tipo, un compromiso que Facebook, Twitter, Google y Microsoft asumieron hace poco. El fantasma de las noticias falsas que ayudaron a Donald Trump aterroriza a los políticos europeos.
Pero ¿decir mentiras en las redes sociales puede torcer los resultados de una elección? The New York Times cree que sí. Fue el primer medio en acusar a Facebook de la derrota demócrata, por permitir noticias falsas que habrían afectado muchas decisiones. La verdad es que la campaña de Trump usó Facebook y Twitter en todas las formas: las legales y las ilegales. Autorizados o no por la campaña, activistas digitales dedicados al negocio de las noticias falsas difundieron informaciones que hacen parecer un juego de niños lo confesado por Juan Carlos Vélez Uribe sobre la estrategia de mentiras del Centro Democrático en Colombia. Sin ruborizarse, dijeron que Hillary le vendió armas a Isis, que el agente del FBI que filtró los correos de Hillary fue asesinado, que Barack Obama es un activista musulmán y que el papa Francisco apoyaba a Donald Trump. Miles de noticias falsas fueron compartidas en los muros de los 156 millones de usuarios norteamericanos y se posicionaron como tendencia en su sistema de noticias.
Mark Zuckerberg, CEO de la compañía, quiso desestimar la acusación, indicando que las noticias falsas son apenas el 1 por ciento del total de información que circula en su red y le pareció “una locura” imaginar siquiera que Facebook pudiera afectar los resultados electorales. Pero un grupo de empleados suyos lo obligó a modificar su postura al revelar que emprenderán acciones internas para enfrentar el problema de las noticias falsas. Presionado por la denuncia, Facebook anunció que tomaría medidas contra las noticias falsas y comenzó con una muy seria: no hay más publicidad para sitios web que promuevan informaciones de este tipo, no tendrán página oficial en Facebook ni se beneficiarán del programa de publicidad compartida, justamente para lo que nacieron.
La acusación contra Facebook se basa en que al menos dos terceras partes de los 156 millones de usuarios estadounidenses obtienen principalmente de allí sus noticias. Incluso, más de la mitad ya no lee los diarios. Además, los usuarios ven un contenido condicionado por sus amigos y lo que estos comparten. Como estos suelen ser del mismo perfil ideológico, el usuario recibe solo textos que refuerzan sus creencias. Los críticos han descrito esto como una burbuja que impide recibir alternativas. Pero, cuidado, ¿no ocurría algo parecido antes? Las personas se suscribían a los diarios y revistas más próximos a su ideario. Al menos eso argumentan los defensores de Facebook.
El lío del algoritmo
Es cierto que la red social podría gestionar la información de otra manera. La esencia del problema radica en el algoritmo aplicado. Facebook fue de los pioneros en implementar uno orientado a posicionar primero los temas que el usuario ha buscado recientemente. Otras plataformas adoptaron esa política, como Instagram, en donde las fotos ya no salen en secuencia cronológica, pues aparecen primero las que el algoritmo identificó como de mayor interés para el usuario.
Esto deja en manos del algoritmo lo que las redes sociales ponen ante las personas. Si alguien, por ejemplo, pasa un par de minutos leyendo sobre automóviles, el software asumirá que desea comprarse uno, y lo atormentará con anuncios del último modelo.
Tal como lo definió la revista Wired, la inteligencia artificial es más artificial que inteligente. Entonces, ¿podrían los humanos manejar mejor este problema que el algoritmo? De hecho, hasta mediados del año varios periodistas se encargaban en Facebook de filtrar la sección Trending News, que la red posiciona según su popularidad. Hasta que un exempleado resentido denunció un sesgo a la izquierda y los acusó de desestimar la información sobre Trump. Los directivos de Facebook, preocupados por la enemistad del millonario, despidieron a los periodistas y encargaron al algoritmo la tarea. Pero este ha demostrado ser muy incompetente. Hace poco catalogó como un desnudo indebido la fotografía de la niña vietnamita que huía de los ataques con napalm en Vietnam. Y censuró la foto.
Pero el gran punto débil del algoritmo es que no puede verificar si una noticia es verdadera. Tan solo la recomienda por su popularidad. De este modo, en menos de un año, Facebook ha sido acusado de sesgo izquierdista cuando utilizó recursos humanos, y de ayudar a Trump cuando decidió dejar todo en manos del software.
La tecnopolítica
Si Facebook y Twitter pueden modificar una elección está por verse. Pero sí polarizan en exceso el debate, como se vio en Colombia en el plebiscito. A su vez, las autoridades europeas están molestas con las redes sociales, por la tolerancia que han mostrado frente a la avalancha de mensajes racistas ante la llegada de refugiados. La Unión Europea forzó un compromiso de Facebook, Twitter, Google y Microsoft de eliminar en 24 horas cada “mensaje de odio”, pero el reporte de la semana pasada indica que solo el 40 por ciento de esos contenidos fueron revisados y solo una cuarta parte salió de las plataformas. Y los políticos amenazan con sanciones. “No puede ser que nos crucemos de brazos cuando la campaña se ve influenciada”, dijo Volker Kauder, el líder de la bancada del CDU. Hasta el papa Francisco está molesto y comparó el gusto de la gente por las noticias falsas con la coprofagia.
Este quedará como el año en el que las redes sociales vencieron a los medios y en el que se posicionó la tecnopolítica. “Se ha transformado la forma como el ciudadano recibe la información y ,en los tres casos de ‘brexit’, plebiscito y elecciones en Estados Unidos, nosotros con las herramientas de Google, y en particular con Google Trends, podíamos conocer las tendencias y cómo sería el resultado final”, asegura Francisco Forero, gerente de Ventas para el sector gobierno de Google Colombia.
Durante las campañas del plebiscito, las búsquedas asociadas al No siempre fueron más abundantes que las del Sí, excepto en un par de ocasiones (una de ellas el día de la firma del acuerdo en Cartagena). “Teníamos certeza de que el No iba a ganar, solo observando lo que ocurría por regiones”, agrega Forero. Google Trends es una herramienta pública y cualquiera puede utilizarla. La compañía explica que los indicadores del buscador son superiores a las encuestas tradicionales porque Google no mide percepciones en muestras pequeñas, sino que monitorea las búsquedas de casi el universo de votantes.
Trump comprendió esto mejor que Hillary, sin duda. De hecho, durante el último mes de campaña realizó en promedio diez conversaciones en vivo en Facebook Live versus una diaria de la candidata demócrata, y tuvo 119 millones de visualizaciones en vivo contra 31 millones de Clinton.
La tecnopolítica ofrece una amplia gama de recursos: desde el legítimo monitoreo de tendencias por Google Trends, apps electorales y big data, hasta la cuestionada implementación de cuentas ‘robotizadas’, que disparan contenidos falsos o verdaderos. Twitter está plagado de ellas.
¿Debe un candidato adecuar su programa según las tendencias en Google? Los politólogos no se ponen de acuerdo, pero aceptan que las tecnologías actuales pueden convertir a los simpatizantes de un partido en activistas sin salir de sus casas. Lo logró Trump este año. “Facebook brinda a la ciudadanía la posibilidad de hablar con sus representantes sin intermediación”, dijo a SEMANA Diego Bassante, gerente de Política y Gobierno de Facebook para América Latina. Durante el plebiscito en Colombia, 8 millones de personas generaron 63 millones de interacciones en Facebook en relación con este tema.
Es claro que la gente pasa hoy menos tiempo leyendo prensa y viendo televisión, y más tiempo navegando en internet. Pero la ola de noticias falsas en las campañas políticas pone un par de puntos en favor de los medios tradicionales. Los editores suelen ofrecer puntos de vista diversos y se esfuerzan en asegurar la veracidad, versus redes sociales en las que circula de todo sin curaduría alguna. Las redes ganan en audiencia, pero pierden en credibilidad.

domingo, diciembre 11, 2016

Plasticidad Cerebral

NEUROCIENCIAS en http://entremujeres.clarin.com/vida-sana/salud/reciclaje-neuronal-cerebro-hace-bricolaje_0_1637836328.html 

Qué es el reciclaje neuronal (o cuando nuestro cerebro hace bricolaje)

Mientras leés estas líneas, tu cerebro va cambiando gracias a una incontable secuencia de eventos físicos y químicos que se producen secretamente. El doctor en física Andrés Rieznik, autor del libro "Atletismo mental", explica cómo y por qué se dan estos cambios.


Algunos módulos cerebrales que evolucionaron por alguna razón particular pueden haber sido luego reciclados por la cultura para su uso en nuevas tareas. El ejemplo clásico es el de la lectura.
A diferencia del habla, la lectura es una invención cultural moderna, de pocos miles de años de antigüedad, en contraste con las centenas de milenios que llevamos sobre el planeta. Los circuitos cerebrales que utilizamos para leer no pueden, entonces, haber evolucionado para ese fin, sino que deben haber sido otros circuitos, como el del lenguaje y el de reconocimiento de formas visuales, los que fueron reciclados por nuestra cultura para la lectura.
Vale la pena una aclaración. El concepto de reciclaje neuronal es similar al de evolución como un proceso de bricolaje. ¿A qué nos referimos? Citemos a François Jacob, premio Nobel francés reconocido por su trabajo en esta área: “La acción de la selección natural ha sido frecuentemente comparada con la de un ingeniero. Esta comparación, sin embargo, no es adecuada. Primero, en contraste con lo que ocurre durante la evolución, el ingeniero trabaja de acuerdo con un plan preconcebido. Segundo, un ingeniero que prepara una nueva estructura no necesariamente trabaja a partir de otras más viejas. La bombilla eléctrica no derivó de las velas, ni el motor de reacción de los motores de combustión interna (…). Finalmente, los objetos así producidos desde cero por un ingeniero, al menos por un buen ingeniero, alcanzan los niveles de perfección posibilitados por la tecnología del momento”.
“En contraste, la evolución no produce innovaciones desde cero. Trabaja con lo que ya existe, transformando un sistema para darle una nueva función y combinándolo con otros para producir uno más complejo. La selección natural no es análoga a ningún aspecto del comportamiento humano. Si uno quisiese realizar alguna comparación, debería decir que el proceso se parece al del bricolaje”.
A diferencia del proceso de reciclaje neuronal, guiado por la cultura, el proceso evolutivo, comparado con el bricolaje, es guiado por la selección natural.
Quiere decir que son dos procesos similares, pero con distintos guías. Así, aunque ambos fenómenos están relacionados con el uso de módulos existentes para nuevas funciones, se diferencian porque en un caso es la cultura la que guía el proceso, mientras que en el otro el diseño es dado por el proceso de selección natural, con sus propios tiempos.
Cableando el universo
Como vimos, el reciclaje neuronal consiste en la integración, a través del aprendizaje, de diferentes módulos mentales. Esta integración se da a nivel físico: mientras aprendemos, nuestro cerebro va modificándose, van creándose nuevas conexiones; quiere decir que se cablea y su estructura se modifica.
Mientras leés estas líneas, tu cerebro va cambiando gracias a una incontable secuencia de eventos físicos y químicos que se producen secretamente. A esta capacidad del cerebro de modificarse a sí mismo la llamamos plasticidad neuronal. Gracias a que el cerebro es plástico, puede formar nuevas uniones entre sus partes. Veámoslo con un ejemplo.

Cerebro y reciclaje
Cuando aprendemos a leer, se crean nuevas conexiones entre las partes especializadas en el reconocimiento de imágenes visuales y las dedicadas al lenguaje. Así, al asociar la forma “A” al sonido correspondiente y a un significado concreto, estamos utilizando una autopista neuronal que se formó gracias a la práctica y el aprendizaje.
La directora de orquesta de este aprendizaje, la que indica quién debe conectarse con quién, es la corteza prefrontal, la parte del cerebro que está detrás de la frente. Cuando un niño con mucho esfuerzo ve la forma “A” y pronuncia ese sonido, es la corteza prefrontal la que comanda esta operación marcándole a cada parte del cerebro si debe activarse (“encenderse”) o no. Y entonces esas partes que se encendieron juntas, por orden de la corteza prefrontal, empiezan a conectarse, a cablearse.
Hay un principio que subyace a todo aprendizaje: las neuronas que se encienden juntas se cablean, se conectan. Así, en un niño que está aprendiendo, la forma “A” activa tanto la región de la corteza visual que la reconoce como aquella del lenguaje, y la sonora, que produce el sonido. Y entonces, de tanto activarse juntas, estas regiones se conectan también físicamente. Al principio, para que la conexión ocurra, debe intervenir la corteza prefrontal diciendo quién debe activarse. Pero después de incontables veces, la forma “A” activará todas las regiones cerebrales necesarias sin que intervenga la corteza prefrontal: es cuando leemos ya sin esfuerzo.
Es así como se produce todo aprendizaje: al principio la corteza prefrontal interviene y nuestra sensación subjetiva, introspectiva, es de mucho esfuerzo mental. Luego, de tanto repetir la tarea, las áreas del cerebro necesarias se encienden juntas en forma automática gracias a que se han conectado físicamente, y la corteza prefrontal ya no necesita intervenir. Es cuando podemos realizar sin esfuerzo la tarea que aprendimos.
Fragmento del libro "Atletismo mental. Técnicas para entrenar el cerebro y mejorar la memoria" (Sudamericana), de Andrés Rieznik.

Mirá también: